"Kozue yori ada…" (Un comentario de V. Haya)

Espacio para temas no incluidos en otros foros.
Responder
Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6249
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

"Kozue yori ada…" (Un comentario de V. Haya)

Mensaje por Barlo » 21 Mar 2016, 12:45

Kozue yori ada ni ochi keri no kara


Desde lo alto del árbol
cayó sin el menor significado
la cáscara de una cigarra


Bashô (trad. Haya, Vicente)


Comentario:

Este haiku, escrito cuando Bashô tenía 34 años y acababa de convertirse en un escritor "profesional", los versos están dispuestos según las normas que iban a caracterizar al haiku clásico: Bashô coloca en el primero la referencia espacial —"Desde lo alto" (kozue yori)— igual que hubiéra podido dedicar ese primer verso a cualquier especificación temporal. En el segundo, como debe ser, está "el eje": "sin el menor significado cayó" (ada ni ocho keri). El tercer verso habrá de restañar la "herida poética" que causó el segundo, para que el lector vuelva a la calma de su vida ordinaria tras la conclusión del haiku. Por eso, de tercer verso, se suelen poner, o bien elementos añadidos a la escena de valor secundario (cuando en los dos primeros versos ha quedado perfectamente expuesto el suceso), o bien el protagonista del haiku (cuando es una criatura poco espectacular). Se reserva para el primer verso el espacio de los protagonistas más importantes (el rayo, la lluvia de primavera, el olor de los ciruelos…). En este caso, que la cáscara de la cigarra estuviese en el primer verso habría sido de una pretenciosidad intolerable. Fue Bashô quien consagró estas reglas del haiku bien construido; así que ahí está como tercer verso su semi no kara (cáscara de cigarra), que en japonés se conoce con la palabra utsusemi. Este término —utsusemi— es muy rico en sugerencias. Además de "cáscara de cigarra", y además de ser el nombre propio de un personaje del Genji Monogatari, significa "cuerpo mortal", y también "fuera de sí" y "sin fuerzas".
(Los subrayados son míos)

¿Os parece que dicha regla del haiku clásico, descrita por Bashô (y comentada aquí por Haya), siguen hoy plenamente vigentes en el haiku escrito en lengua hispana? ¿Qué opináis al respecto? ¿Hemos asimilado dichas reglas hasta el punto de hacerlas nuestras incluso inconscientemente o por el contrario escribimos un tipo de haiku más libre, instintivamente nuestro, en el que podríamos decir con las precisas reservas (no proyección, no simbolización, llegar a estar, hacer ver y sentir, etc), que todo vale?

Salud :wink:
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6249
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: "Kozue yori ada…" (Un comentario de V. Haya)

Mensaje por Barlo » 23 Mar 2016, 17:43

Este es un post que trata de dirimir sobre si continúan o no vigentes ciertas reglas del haiku clásico establecidas por Bashoo, como las comentadas en la cita. Entre otras razones porque en numerosas ocasiones, incluso esas mismas y clásicas reglas, se incumplen involuntariamente o se conocen o aplican mal. Y de si finalmente dichas reglas "clásicas" se han esclerotizado en nuestro haiku contemporáneo. Bien está conocer esas reglas en el conocimiento de la sensibilidad japonesa para con el haiku. Pero el hecho es que dichas reglas han sido modificadas por otros autores a lo largo de su desarrollo en la comprensión y creación del haiku, conservando algunas de esas viejas "reglas" o desestimando otras, etc. Incluso quebrándolas por entero en ocasiones.
Así, por ejemplo, tenemos haikus clásicos -en el sentido de Bashoo- que tienen un final conclusivo, nada indeterminado en su intención estética, y otros que cautivan por su inacabamiento y apertura interpretativa... Pero la cuestión es que, como en la teoría literaria moderna se expone, hay finales cerrados (una tensión termina en distensión; un misterio acaba en su desvelamiento, etc) y finales abiertos (los lectores pueden ensayar su propio desenlace...), y tambiėn, no lo olvidemos, finales sorpresivos, inesperados... Pero no confundir el final sorpresivo con el abierto o indeterminado, porque no son lo mismo y ni estéticamente nos produce iguales sensaciones o significaciones.
A todas estas cuestiones me refería amén de la incuestionable presencia o no del llamado "aware" en japonés, o del "pellizco" en español. :wink: Porque puede haber presencia de "sorpresa" en un haiku, que difícilmente se corresponda con un sentir profundo, un aware o pellizco, que nos conmueva por la mera existencia de algo ahí que afortunadamente hemos presenciado; o de un simple final sorprendente por lo anecdótico del suceso y que no trascienda en cuanto a su significación más honda.

Por ahí andaba la cosa... :lol:
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Responder