Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Colaboraciones del profesor Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala, profesor jubilado de Filología Hispánica de la Universidad de Sevilla, autor del famoso libro "El haiku japonés" (Ed. Hiperión).

Moderador: grego

Responder
Avatar de Usuario
grego
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 2269
Registrado: 25 Oct 2003, 01:00
Ubicación: Sevilla (España)
Contactar:

Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por grego »

Image
¿INSPIRACIÓN POÉTICA, DENTRO DE UNA SEMEJANZA FORMAL?
En mi artículo anterior -"Sones de haiku en Federico García Lorca (II)"- dejé un cabo suelto sobre un poema de Issa allí citado, que abundaba en la sílaba-palabra japonesa "ge" (léase <gue>) que tiene el sentido de 'vil, ruin', e incluso puede formar onomatopeya -como era el caso- por reiteración. Dije entonces que Issa pudo haberse inspirado en otro poeta, "pero esa es otra historia".

De tal historia o historieta me gustaría tratar ahora. En ella entran al menos tres poetas, que Blyth, en su obra "Haiku", vol. III, p.21, va citando de más moderno a más antiguo: Kobayashi Issa (1763-1827), Ochi Etsujin (1656?-1739) y Yamazaki Sookan (1458-1546, en fechas dadas por Blyth; o bien 1465-1553, en fechas dadas por Henderson y la Enciclopedia Kodansha). Visto así, da la impresión de que el más moderno en cada caso copió del más antiguo.

Yo voy a seguir el camino inverso, de más antiguo a más reciente. El ámbito temporal abarcado por las fechas es en total de casi cinco siglos, del XV al XIX, ambos inclusive. Estos tres poetas no coincidieron en ningún caso vivos en el mundo ni siquiera con otro de ellos; y entre uno y otro se publicaron muchos poemas, se hicieron muchos haikus..., y hubo -en suma- mucha vida literaria. Es cierto, con todo, que los más tardíos pudieron conocer la obra de sus antecesores, pero no al revés; aunque esto pudo tener lugar entre otros muchos textos y tradiciones que conocieran. Y la cuestión también está en cómo los dos más recientes elaborarían sus haikus sobre esas supuestas fuentes literarias.

Empiezo por Sookan, que fue monje gran parte de su vida, y tomó su apellido de la palabra Yamazaki, un topónimo de la zona de Kyoto, a donde se retiró.

Sookan, con Moritake, formó un interesante equipo de colaboración para "liberalizar" el vocabulario y temática del "haikai", demasiado encorsetado por normas, prohibiciones y preceptos en su tiempo. Se les considera pues como precursores del haikai que aprendiera luego Bashoo mediante la escuela Danrin; y así, encabezarían el proceso que -andando el tiempo- vendría a dar en el "haiku". De Sookan es aquel conocido haikai en que -como autor- "echa de menos" que la luna tenga un mango anejo para poder abanicarse con ella. Henderson, en su "Introduction to haiku", opina que ahí Sookan ha abordado un tema elaborado y nada espontáneo, y que por ello desmerece como haiku.

El texto de Sookan que traemos a colación es de otra índole. Son notas suyas, al parecer extraídas de su diario monacal, donde da ciertas pautas de comportamiento, diciendo así:

(1) hitotsu. joo no kayakujin tachikaeri.
hitotsu. chuu no kayakujin hi-gaeri.
hitotsu. tomari no kyakujin ge no ge. .................... Yamazaki Sookan

Sin duda se refiere a los huéspedes que se acercan al monasterio, con intención de irse pronto, o no tan pronto. Veamos la traducción:

"Ante todo: los mejores huéspedes son los de un pronto regreso.
A su vez: huéspedes aceptables son los que regresan en el día.
Y a su vez: los huéspedes que se quedan a parar en el monasterio, son lo más bajo de lo más bajo." (Traducción mía)

Sin subterfugios, Sookan con seguridad clasifica a los huéspedes según su estimada consideración en dar menos trabajo -de hospedaje y atenciones- al monasterio.
Es muy interesante la frase "ge no ge" con que se cierra la anotación; frase que ha quedado en la lengua japonesa hasta hoy (tal vez existía ya en el siglo XV).

El segundo texto es de Etsujin, uno de los famosos diez discípulos directos de Bashoo. Consiste en un haiku:

(2) gege no ge no /kyaku to iwaren /hana no yado .................... Ochi Etsujin
Pueden llamarme / "huésped de gran bajeza" / y..., ¡en mesón tan florido! .................... (Trad. mía)

Etsujin, como suele decirse, "se pone el mundo por montera", y aunque lo llamen "el más vil de los huéspedes", lo dará por bueno si lo dejan gozar de una posada rebosante de flores.

Obviamente, Etsujin pudo haber conocido el texto de Sookan, pero -de ser así- lo ha elaborado a su manera, en forma personal y en el marco del haiku. Aporta esa libertad del haijin, no sólo para organizar los versos, sino para defender su escala de valores: "disfrutar de las flores, con sus colores y aromas, por encima de cuanto puedan decir de mí".

Issa -más de medio siglo después- construyó su haiku, ya expuesto en mi artículo anterior, que aquí repetimos:

(3) gege mo gege / gege no gekoku no / suzushisa yo .................... Kobayashi Issa
Ruin y más ruin, / ruin país..., y aun así..., / ¡con tal frescor! .................... (Trad. mía)

Blyth comenta: "Este haiku -leído en japonés- es una obra maestra, no de esa "poesía" de que tanto se habla, sino de la vida. El sonido "ge" repetido por siete veces, es como si clavaran a Issa en el ataúd de su pobreza, siendo él un hombre pobre de una pobre aldea de una pobre provincia. Pero desde esta fosa de pobreza, él exclama: "¡Qué frescos y agradables aires nos llegan, para nuestro disfrute!".

Issa sin duda hizo aquí una filigrana de onomatopeya, una de las más largas que se conocen en el haiku; tuvo la valentía de calificar de "gekoku" 'ruin país' a su propia tierra -usando ese curioso compuesto chino-, para acabar descargando su humor con ese grito de satisfacción, tan humano "¡con tal frescor!", frase esta que compensa con creces por su aparente pesimismo de tantos "ge".

Ante este panorama, casi da vergüenza plantear la cuestión: "¿hubo plagio?". Respondan ustedes, amigos y amigas lectores.

Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala. Universidad de Sevilla
"Porque no se trata de decir cosas chocantes, sino de decir la verdad sencillamente, la mayor verdad y del modo más claro posible y más directo." Juan Ramón Jiménez

https://grego.es
Avatar de Usuario
Gorka Arellano
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 7000
Registrado: 25 May 2012, 08:27
Ubicación: Navarra (España)
Contactar:

Re: Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Gorka Arellano »

gegegegege, yo creo que no... :lol:

Gracias de nuevo por la entrada, profesor. Siempre aprendiendo contigo :-)

ge-érgon
"No es el universo el que necesita mejora, sino su modo de mirar."
Nisargadatta
Destino

Re: Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Destino »

Desde mi ignorancia, creo que el haiku es un poema de versos tan breves que, tanto en japonés como en otros idiomas, se hace inevitable que surjan "plagios".

En algunos casos, simplemente ha sido casual (¿cuántos habremos usado como verso "la primavera" o "el gorrioncillo"?), puesto que las palabras o expresiones que nos encajen en esas 5 o 7 sílabas sean -digámoslo así- muy necesarias para el poema y muy usuales en nuestra lengua.

En otros casos, podríamos decir que se ha "copiado" a otro poeta.
Esto puede pasar de manera intencional o no. Quizás un verso quedó en nuestra memoria y nos viene cuando estamos intentando componer un haiku, y sin darnos cuenta, lo usamos.

O a veces (será mi aportación de hoy) queremos valernos de un haiku para hacer otro similar, que hermane con aquél por cualquier circunstancia.

En todos estos casos, yo no hablaría de plagio estricto. ¿No hay poesía propia aunque nos hayamos basado en otro haijin?

Eso sí, cuando hay malintención, entonces es cuando yo hablaría de plagio. Pero en el mundo del haiku, yo espero de corazón que esto no haya sucedido y que no suceda jamás.

Gracias, Fernando, por su fantástico artículo, y por dejarnos disfrutar de su magnífica caligrafía.
Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 161
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis »

Mi agradecimiento a ge-érgon y a Destino, por haber sido los primeros en responderme, dentro de una onda de pensamiento que yo considero no solamente acertada, sino enriquecedora. A Destino le diré que mi caligrafía japonesa, tras cuatro años de clases con la Profesora Keiko Kawabe, no pasa de ser medianeja, pero asimismo que no renuncio a que llegue a ser "maravillosa". Gracias también, Destino, por tus reflexiones sobre el proceso creativo en poesía, donde me he visto algo retratado y, de resultas, creo que también he aprendido no poco. Un abrazo a ambos. Fernando
Avatar de Usuario
Destellos
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 5342
Registrado: 26 May 2012, 18:50

Re: Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Destellos »

Estimado profesor, Gracias por este nuevo artículo con el que he aprendido y disfrutado, a mi parecer sólo un genio como Issa podía dar tal giro a un haiku que en principio tenía toda la pinta de ser negativo y ese "frescor" oh, que grandeza la de este haijin.
Tengo entendido que en haiku no hay plagio, más bien es un homenaje al haijin, esto mismo me pregunté hace bastante tiempo y pensando la cantidad de haikus que se escriben al día, sólo en este foro, hablamos de lo trinos del mirlo, del almendro en flor, de ese gorrioncito que cae del nido...etc entonces es que todos observamos y nos asombramos de estos sucesos, el aprendiz a haijin entra de repente en un microcosmo y fija su mirada en esas pequeñas cosas que antes le pasaban desapercibidas.

Un cálido abrazo :chino thanks
Caen las hojas...Dentro, en lo profundo Contemplo al Budha. (Santoka)
Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 161
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Mayo 2015. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis »

Agradezco a Destellos su mensaje, donde veo intuiciones muy acertadas. Obviamente, es posible, e incluso real, que nos llamen la atención -a diferentes haijines- las mismas cosas, y que haya semejanzas en la expresión. Lo que creo que dará singularidad y estilo a un haiku es que nuestra manera de expresarlo sea personal, pues aunque captemos las mismas cosas, habrá diferencias en nuestras sensibilidades, o en los modos de captar lo que percibimos. La expresión debe reflejar eso mismo, y no apoyarnos en expresiones ya dichas. Dicho de otro modo: quien se crea que el haiku es pan comido, fácilmente incurrirá en plagio, pues no sabrá dar voz a sus sensaciones ni se preocupará por encontrar esa voz propia. Fernando
Responder